✨ ENVÍO GRATIS ✨ a Península a partir de 50€ · Entrega en 48h-72h

0
Tu carrito

Miel para la garganta: alivia tu dolor con estos remedios

Imagen de miel que representa la miel para la garganta

Acabamos de adentrarnos en el frío invierno y los resfriados no tardarán en llegar, si es que no han llegado ya. Tos, mocos, dolor de garganta, y un largo etcétera nos suelen acechar en esta época del año.

Probablemente, ya hayas experimentado los síntomas de dolor de garganta alguna o varias veces en tu vida. La picazón, la necesidad de rascarte y la sensación de ardor no es para nada agradable, sobre todo, si tienes otros síntomas de resfriado o un virus más grave.

Por eso, en este post te vamos a hablar del remedio casero más antiguo: miel para la garganta.

Los beneficios de la miel para la garganta son de sobra conocidos y constituyen un remedio al que se ha recurrido tradicionalmente para aliviar el malestar y la irritación en esta zona.

¿Por qué es tan beneficiosa la miel? Te lo contamos a continuación. ¡Sigue leyendo!

Beneficios de la miel para la garganta

Tanto la miel como el limón son alimentos que se vienen utilizando desde hace décadas para tratar diferentes lesiones o problemas de salud. 

En el caso de los resfriados, gracias a las propiedades de ambos ingredientes, se ha hecho muy habitual usar miel con limón para la garganta.

Las gárgaras de miel y limón son un clásico a la hora de tomar remedios caseros para el dolor de garganta. Y es que, la miel contiene minerales como el calcio, el magnesio, el zinc, el hierro o el fósforo, además de aminoácidos, enzimas y vitaminas como la C, D y E.

La miel tiene propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes, antisépticas, antibacterianas, antifúngicas y, es reconocida también, por fortalecer el sistema inmunológico.

Por lo tanto, son varios los remedios con miel que podemos tomar para aliviar el dolor de garganta. ¡Veámoslo! 

Remedios con miel para la garganta: alivia tu dolor

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de tomar miel para la garganta es escoger una miel natural. Echa un vistazo a nuestra tienda para encontrar miel 100% natural de apicultura artesanal.

Esto garantiza que conserve todas sus propiedades, ya que, de lo contrario, es muy probable que se hayan perdido.

Hay diferentes maneras de consumir miel para aliviar el dolor de garganta. Te dejamos algunos ejemplos. 

1. Realiza gárgaras con miel y limón

Como ya hemos mencionado, hacer gárgaras de miel y limón es uno de los remedios más conocidos. Calienta una taza de agua procurando que la misma no adquiera una temperatura demasiado elevada.

Exprime un limón en el agua y añade una cucharadita de miel. Remueve bien la mezcla, asegúrate de que no esté demasiado caliente y luego realiza gárgaras.

Realiza este procedimiento unas 4 veces al día para obtener mejores resultados.

2. Chupa caramelos de miel para suavizar la garganta

Los caramelos de miel son el remedio perfecto para cuando nos encontramos fuera de casa. Nos obligan a salivar más, lo que contribuye a hidratar la garganta que es, precisamente, lo que necesitamos cuando está inflamada o irritada.

No obstante, hay caramelos que, por sus propiedades, ayudan más que otros a aliviar el dolor de garganta. Por lo tanto, intenta tener siempre caramelos para suavizar la garganta en casa.

3. Bebe infusiones de té de limón para la garganta

Cuando estamos resfriados siempre nos apetece algo calentito, un té, una infusión, agua tibia con limón, etc.

El té de limón para la garganta con una cucharadita de miel es mano de santo. ¿Cómo prepararlo? Muy sencillo.

Hay varias maneras de prepararlo, algunos calientan el agua hasta que hierva e incorporan rodajas de limón o el zumo del limón recién exprimido, y otros compran bolsitas de infusión de limón. 

Independientemente de cómo lo prepares, una vez esté el limón mezclado con el agua añade una cucharadita de miel hasta que se disuelva y disfruta de esta bebida tan relajante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − cinco =